RSS

La Encrucijada

23 Jun

A veces me surgen dudas de lo que puede representar un pequeño gesto para generar grandes cambios. Claro que, un pequeño gesto no será nada si no está unido con otros muchos, generando así una marea que con otras muchas mareas, puede crear un tsunami que barra toda una costa.

 

Estamos en el momento de hacer algo porque si esperamos a mañana puede ser tarde, o si esperamos a que otros se muevan para yo moverme después, puede terminar en desanimar al otro, y que él no termine de hacer su parte porque tú no has hecho la tuya.

¿A qué esperamos pues?

 

Ya nos han quitado las ayudas de acción social, bajado el año anterior el sueldo en un 5% y ahora vuelta a bajar otro 5%, y mañana: ¿cuánto?; y ¿qué otras sorpresas?

 

Tal vez esperamos a que se les ocurra hacer un ERE y  nos quedemos sin un sueldo, o esperamos para cuando nos quiten las prestaciones por desempleo. Tal vez deberíamos esperar a que nos quiten nuestra casa por no poder pagar la hipoteca. Sí, seguro actuaremos en el momento en que no pudiéramos dar de comer a nuestros hijos. Pero, con seguridad, será ya demasiado tarde.

 

Me pregunto por ello, si no debería ser suficiente el que no está asegurado el futuro de nuestros hijos, no debería ser suficiente ver cómo los servicios públicos van mermando en calidad para no volver a ser jamás lo que fueron. No debería ser suficiente para actuar ver que los que nos rodean ya lo están pasando mal o peor.

 

Será que la rapidez de los acontecimientos nos adormece, y que no somos capaces de ver la encrucijada que tenemos delante, en este momento histórico y sin igual al que nos enfrentamos todos: Si seguimos el camino por el que nos llevan los politiquillos, es un camino que termina en vía muerta y sin retorno. Si paramos, mejor dicho, si los paramos, tenemos la posibilidad de volver a tener una oportunidad de futuro.

 

Al llegar la noche, antes de dormir, deberíamos preguntarnos si hemos hecho todo posible, todo lo que estaba en nuestras manos para intentar cambiar las cosas. Si la respuesta es positiva hay esperanza, ¡hay vida! En caso contrario, no deberíamos tener ninguna prisa, porque ya estamos muertos y no hace falta esperar a que llegue el amanecer.

 

Yo por lo pronto, sigo vivo….¿y tú?

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 23 de junio de 2012 en Uncategorized

 

Por Favor, deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: